Cartagena

Gestora cultural Jazmín Piedrahita alerta al alcalde Dau sobre un posible saqueo a las fortificaciones

La gestora cultural Jazmín Piedrahita, escribió una carta abierta para el alcalde de Cartagena, William Dau, donde asegura que alertó al burgomaestre de un posible saqueo a las fortificaciones, que tiene como principal implicado al Ministerio de Cultura. Esto dice la Carta:

Sr. Alcalde.

No somos personas cercanas, y quizás lo que le escriba ahora no le importe; pues, cuando se está en el poder aparecen muchos amigos a rodearte, y se puede pensar que un simple ciudadano que ha confiado en uno es insignificante.

Desde hace dos años creí en Ud., creí en su lucha contra la corrupción, y lo apoyé como sé hacerlo, desde las redes sociales y desde los espacios de debate ciudadano.

Lo apoyé con fuerza desde el día en que fue detenido por primera vez, pues realmente sentí en ese momento que había una posibilidad inminente de un atentado… en ese instante fuimos nosotros, los que acompañamos desde las redes los que empezamos a creer que Ud. podía ser alcalde.

Y seguí apoyándolo en campaña, cuando muchos de mis amigos lo veían sin propuesta de gobierno, yo veía a un hombre que era capaz de recoger el sentir ciudadano. Pues desde mi lectura no era un asunto de grandes discursos, sino de ganar la confianza de la gente cansada de la corrupción. Celebré su triunfo durante varios días, y no me cabía la esperanza y la alegría en el cuerpo.

Lo defendí de periodistas y de influenciadores de opinión, pues desde mi perspectiva esta era una inmensa oportunidad de iniciar un cambio.
Sin embargo, alcalde, empecé a ver con preocupación que no se sentara con los sectores sociales a escucharnos, que se «rodeara» de personas elitistas con nostalgia de poder; que desde el primer momento se fuera a Barcelona, y de allí a atender las órdenes de Duque, y que reflejara en medios seguir tan sumisamente las directrices nacionales.

Mi preocupación aumentó al sentir que el Plan de Desarollo se preparaba a espaldas de la ciudadanía.

Nosotros en Cartagena hemos sido víctimas del centralismo y el colonialismo. De la que se han servido grupos políticos locales, sumado a una aristocracia criolla con nostalgia de virreinato, que todavía muestra los escudos de armas de sus antepasados.

Cuando empecé a ver a las personas a las que ahora eufemisiticamente llaman «gremios» coordinando el comité de empalme, y «rodeándolo», me preocupé mucho más. Esas empresas, esos gremios, ese sector privado que se acercó, tiene intereses en el gran potencial turístico que ofrece ser una ciudad histórica y patrimonial. Y no han sido inocentes de nuestro estados actual de miseria. Venían por el botín.

Sr. Alcalde. Ud. dijo en una entevista que le tocaba tragarse unos sapos y pienso hoy que uno de ellos fue el de la cultura. Siento que aceptó entregarles la cultura desde el primer momento a los gremios, y a las en los que en los pasillos llaman las «blanquitas»; pues no dimensionaba la importancia que el arte, las expresiones culturales y el patrimonio tienen para nuestra ciudad.

Eso suele ocurrir, pasa en muchos gobiernos, la cultura es concebida como la Cenicienta, como un adorno que embellece, como un pasatiempo o distracción. No entienden que es la identidad de un pueblo, y que ningún cambio profundo se dará si no atraviesa por cultura.

Sr Alcalde. Aún no creo que Ud. sea un malandrin, pero sí pienso que su afán de ‘gobernabilidad’ lo limita y lo obliga a aceptar las órdenes del gobierno nacional. Seguimos como en la monarquía, dependiendo del virrey. En el Caribe, la democracia en el Estado social de derecho y el principio de descentralización son una ficción. Siento además, que no va a defender a Cartagena de Bogotá, a defenderla del saqueo, de la imposición, del trato como provincia y del subdesarrollo.

Quizás perdimos el control de la ciudad desde el sitio de Morillo… nosotros deberíamos haber sido la capital de la república, y debimos ser tratados con respeto desde los gobiernos centralistas.

No daré debates históricos o nacionalistas. Solo que oficialmente y en forma autónoma, me aparto de su administración; aunque confieso que aún conservo la esperanza de que tantas personas valiosa que están en su gobierno logren sacar procesos adelante.

Desde inicios de enero fui llamada como ciudadana voluntaria a integrar equipo de apoyo en Escuela Taller, fui llamada para estar atenta a la transparencia, o como usted dice, a la «anticorrupción».

Por esa razón tengo los argumentos para alertar del saqueo a las fortificaciones; los mismos que presenté a Ud personalmente y a sus abogados en su despacho el jueves 27 de enero antes de la reunión de la ministra, los mismos con los que Ud. vehementemente los defendió, y los mismos que olvidó cuando decidió firmar una acuerdo con ella.

Haré de conocimiento de la opinión pública los hallazgos, para que se pueda dar inicio a los procesos de veeduría dentro del marco de la ley, a lo que el Ministerio de Cultura ha venido haciendo con nuestra Fortificiaciones con la complicidad de alcaldes, congresistas y concejales de turno que se han servido previamente de ello.

Cito al sector cultural a una reunión amplia el día martes 4 de febrero a las 4 p.m. en la sede del SUDEP y Cito igualmente a los medios que deseen conocer los detalles de la información ciudadana, de algunos procesos de procuraduría, informes de gestión y marco jurídico, para que los cartageneros entiendan qué ocurre con el comodato, y cuál es el riesgo inminente de privatización y despojo.

Hago un llamado a la ciudadanía a alertarse, a defender el patrimonio material e inmaterial de las intenciones del gobierno nacional. Por mi parte crearé con los ciudadanos que deseen apoyarme, una veeduría al patrimonio material e inmaterial, y acudiré a las instancias locales, nacionales e internacionales para defenderlo.

Escuché a personas que me brindaron información, decir que temían por su vida por contarmelo; así que soy absolutamente consciente del riesgo que implica. Pero no guardaré silencio, ni seré cómplice de lo que el ministerio piensa hacer con nuestro patrimonio.
Mi compromiso es con la ciudad.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar