El Distrito tiene una deuda histórica de reubicar a 3.614 viviendas en condición de riesgo no mitigable

El Distrito tiene una deuda histórica de reubicar a 3.614 viviendas en condición de riesgo no mitigable

De acuerdo a lo establecido en el último informe de Cartagena Cómo Vamos vigencia 2018, en Cartagena tenemos una deuda histórica con los ciudadanos asentados en viviendas de riesgo no mitigable. Además de que no tenemos las cifras actualizadas en cuanto al número de hogares en esta condición y a la estimación de la probable existencia de 3.641casas, se desconocen los criterios para determinar si una vivienda se encuentra en un riesgo mitigable o no mitigable y el ente encargado de los mejoramientos, Corvivienda, tal parece que no ha cubierto todas las necesidades de la población, como sucede hoy con la comunidad damnificada por la falla geológica del barrio de San Francisco, quienes tienen 15 años de estar esperando que se les entreguen sus nuevas viviendas.


Precisamente, en audiencia del Concejo Distrital, representantes de San Francisco,
dieron a conocer el incumplimiento de Corvivienda para con la entrega de sus viviendas y se preguntaron el por qué los excluyeron de lapróxima oferta de viviendas que se va a entregar, que de acuerdo a lo expuesto por el Concejal Lewis Montero Polo, hay inconsistencias en que se haya abierto una nueva convocatoria en plena campaña electoral.

 

Sin embargo, las promesas y pañitos de agua tibia por parte del Distrito han sido el pan de cada día. En marzo de este año, al término del comité de damnificados de San Francisco se dio a conocer que a través del Fondo De Vivienda De Interés Social y Reforma Urbana (Corvivienda), se haría una bolsa especial con más de 1.000 viviendas en Ciudadela La Paz, exclusivamente para esta población. La oferta sería para personas poseedoras y propietarias afectadas por la falla geológica de San Francisco, ocurrida en 2010, que no han sido atendidas, pero a la fecha los afectados expresan que no han sido incluidos y hay quienes afirman que dicha zona a donde podrían ser reubicados no es proporcional al tipo de vivienda que ellos poseían.

 

Hasta la fecha el Distrito ha atendido más de 850 familias con solución de vivienda y 680 con subsidio de arrendamiento. Así mismo, la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo apoyó con 2 mil millones de pesos hasta 2015 pagando los subsidios del 40% de los censados. A partir de 2015 el Distrito ha asumido el 100% de los pagos, pero esto no ha sido suficiente. Los pocos avances en reubicación son notables al observar que de los 2469 damnificados identificados como propietarios y poseedores en San Francisco, a corte del 2017, solo se habían beneficiado con soluciones de vivienda 858.

 

Las más de 1.000 familias que perdieron sus viviendas después de ese invierno en 2011 que propició que se desestabilizara el terreno donde se asentaba el barrio San Francisco y causara la gran emergencia hoy exigen que se les reubique urgentemente. Muchos de los propietarios y poseedores vivieron allí por herencia de sus familiares e invirtieron sus ahorros y prestamos a los bancos para tener una vivienda digna, que según ellos, fueron compradas al Estado. Pero una falla geológica en la zona donde antes había una ciénaga que fue rellenada con el tiempo fue perdiendo firmezay los dejó sin sus hogares.

 

Todas las casas y las calles que había en el sector fueron destruidas y el lugar se declaró en alto riesgo. Aunque por fortuna esta historia no se ha vuelto a repetir, es increíble que el Distrito no tome todas las medidas necesarios para contrarrestar el problema y mucho menos evitar nuevos colapsos y desastres, sobre todo, en una ciudad como Cartagena donde los niveles de pobreza son alarmantes y es muy probable que gran cantidad de ciudadanos accedan a las invasiones como forma de obtener un techo en zonas peligrosas para su supervivencia.

 

Según el último informe de Cartagena Cómo Vamos, en Cartagena no existe un dato real del número total de viviendas en alto riesgo. Los mapas de riesgo que existen en la ciudad fueron realizados en el 2001, así como el Plan de Ordenamiento Territorial POT. Y aunque estos permiten establecer las zonas susceptibles a desastres naturales, no es posible determinar cuáles están en riesgo mitigable o no mitigable. Y a pesar de que en la ciudad se han realizado tres ejercicios para identificar este tipo de viviendas, el censo 2004-2009 identificó 5.121 viviendas, el censo de San Francisco identificó 1.642 viviendas, mientras que el censo de 2010-2013 hizo lo mismo con 11.041 viviendas, las mediciones hechas no logran abarcar el total de las zonas.

 

Las autoridades han podido identificar algunos asentamientos susceptibles al riesgo no mitigable, tales como: 9 de abril, Nelson Mandela, La Boquilla, Olaya Herrera, Ceballos, Piedra de Bolívar, Faldas de la Popa, El Pozón, Fredonia, Providencia, Isla de Belén, San Pedro, Isla de León, Santa Clara, Las Palmeras, Puerta de Hierro, Manzanares, Villa estrella, Marlinda, Villagloria, Villa Rosita, Membrillal, San Bernardo, Villa Rosita, La Paz, El Pozón, Santa Mónica, Fredonia, Providencia, Bayunca, San José de los Campanos, Sinaí, Paraíso II, Habita 89, La María, Torices, Paseo de Bolívar, Nueva Granada, Los alpes, Zona industrial de Mamonal, Policarpa, Arroz barato, Zaragocilla, Nariño, Loma del Diamante, El Toril, La Paz, Kennedy y Pablo VI. Además de las nuevas zonas que con frecuencia son invadidas.

 

Se hace necesario que el Distrito tome medidas urgentes para censar de forma georeferenciada el número de viviendas en esta condición, al igual que establecer diferentes grados y criterios para determinar cada caso y cumplir el compromiso de reubicación de la comunidad de San Francisco y el total de 1.214 viviendas de las 3.614 identificadas como meta entre el 2020 y 2023 sugerida como avance por Cartagena Cómo Vamos.

Post a Comment