Columnista

La corresponsabilidad VS igualdad en una sociedad de lujo

Por: Jean Carlos Díaz Reales

Con ocasión de los actuales paros y protestas por diversos temas sociales, económicos, políticos, temas de corrupción, desigualdad, la constante ola de crímenes de líderes sociales, y, en particular el intento de la privatización de la educación superior pública, es importante ponernos a reflexionar sobre el fundamental derecho a la igualdad que nos asiste a todas las personas, en especial de contar con igualdad de oportunidades y acceso a todos los niveles de educación, contando, por supuesto, con una educación de calidad.

¿Pero qué es lo que realmente debemos reflexionar? Pues bien, vivimos en una sociedad a la que yo llamo “de lujo”, en el sentido de que nos damos el lujo de tener una de las constituciones políticas más ricas en América Latina en consagrar derechos de todo tipo, una sociedad pluralista, fundada en el respeto a la dignidad y en la prevalencia al interés general, donde todos, absolutamente todos, esperamos que el Estado cumpla sus obligaciones para con los ciudadanos o asociados, un Estado que efectivamente garantice la educación y la permanencia en ella, no sólo la básica primaria, sino, inclusive, que propenda por facilitarnos el acceso a la educación superior.

Ahora bien, el Estado Colombiano tiene la obligación, de conformidad con lo preceptuado en el artículo 2do constitucional, de “servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes…”. Cómo puede apreciarse, nuestra carta política prevé una serie de responsabilidades que tiene el Estado colombiano para con los asociados, y uno de esos deberes es el de la educación, ya que todos, desde niños, soñamos con ir a las mejores escuelas, las mejores universidades del
país, y, que en el evento de no acceder a la universidad pública, se tenga la posibilidad de ir a una universidad privada de alta calidad, pero lógicamente que sea financiada, en parte, por el Estado.

Una vez ese joven tiene la valiosa oportunidad de ingresar a la educación superior y hacerse profesional en su respectiva área del conocimiento, con la enorme satisfacción del deber cumplido, conviene preguntarnos: ¿cuál es mi deber como profesional o tengo alguna responsabilidad con la sociedad en la que vivo?; ¿Le debo algo al Estado colombiano o es el Estado el que me sigue debiendo?

Y, ¿Si estudio con ICETEX y gracias a ese convenio pude sacar adelante mis estudios, porqué hacerle trampa al sistema y no pagar oportunamente el crédito educativo, para que otros estudiantes, de escasos recursos socioeconómicos, también tengan la oportunidad de estudiar?

La corresponsabilidad implica entonces, que el ejercicio del derecho a la igualdad, así como la eliminación de la pobreza, es una responsabilidad compartida, es decir, de todos, ESTADO-CIUDADANO, lo que quiere decir que todos debemos contribuir a una mejor sociedad, a respetar las reglas, pues no se nos puede olvidar que el Estado es producto de un contrato social, respetar las directrices de nuestros altos mandatarios, no insultarlos, no irrespetarlos, no tocarlos atrevidamente, el deber es de todos.!

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar