Las incongruencias del Dane en una ciudad que crece a gran escala

Las incongruencias del Dane en una ciudad que crece a gran escala

Según los resultados arrojados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) en el el último censo realizado en Colombia, en Cartagena hubo un decrecimiento de la población pasando de 895.400 habitantes en 2013 a 887.946 en el 2018, es decir 7.454 personas menos. Un dato evidentemente incongruente ante la manifiesta expansión de la ciudad y la llegada exponencial de migrantes desde Venezuela y otras ciudades del mundo.

Estas cifras han causado revuelo a nivel local y nacional. No sólo por lo irracional que suena la disminución de los habitantes de la Heroica sino por un pequeño detalle de la herramienta demográfica: en el censo se dejó de entrevistaral 8.5 por ciento de las personas a las que debía habérseleaplicado la encuesta, 4 millones de colombianos olvidados en las cifras. 2.6 puntos más que la media promedio de la omisión censal en América Latina. Y la pregunta que resulta de este percance es y ¿entonces dónde se ubican a este número de habitantes flotantes?

De acuerdo a lo expresado por el director del DANE, Juan Daniel Oviedo, ante los medios de comunicación al cierre de esta edición, pidió tiempo para saber qué pasó con los colombianos que se omitieron y qué implicaciones tiene con la población total de cada departamento. Ante los resultados diversos mandatarios y gobernadores del país se han pronunciado con contundentes quejas pidiendo esclarecer con prontitud los datos arrojados, entre ellos la gobernadora del Valle del Cauca y el alcalde de Cartagena.

Precisamente, Pedrito Pereira Caballero le envió una carta al director de esta entidad solicitando una revisión y corrección de la medición hecha en la ciudad, en mi condición de Alcalde Mayor (e) del Distrito, en representación de sus diferentes estamentos públicos y privados, como profundo conocedor de mi ciudad natal y testigo directo de su desarrollo urbano en las últimas décadas, me corresponde, de manera respetuosa y cordial, advertir que tales estadísticas no corresponden a la realidad de este territorio, lo que evidenciaría posibles inconsistencias en la realización del censo en esta zona del país, dijo el mandatario. Además precisó que tan sólo con mirar la base del Sisbén, en el corte que tenemos hasta mayo, hay 842 mil 753 personas.

Y es que tal como manifestó Pereira resulta inexplicable la disminución si las mismas estimaciones de esta entidad indicaban una población de 1.024.882 personas en Cartagena, que además coincide con lo relacionado por la Red Cómo Vamos. Y aparte de lo que la misma ciencia auguraba, la realidad visible ante la mirada de los cartageneros así lo demuestra. Tan sólo con hacer una panorámica hacia las zonas oriental y sur de la ciudad cualquier individuo puede apreciar el gran crecimiento de viviendas y así mismo de la esperanza de vida con las nuevas familias que se han unido. Con las inversiones en infraestructura y construcción de inmuebles y las mismas dinámicas de estas con los proyectos de vivienda BIS hacia la Terminal de Transportes así lo demuestra.

La pobreza y la alta tasa de embarazo adolescente también influye sobremanera en ese crecimiento. Es la ciudad con la más alta tasa de fecundidad. Uno de cada 5 embarazos es en chicas entre 10 y 19 años y en gran medida de estratos bajos, acrecentando también la pobreza y los datos de desocupación y mendicidad en el Distrito. Sumado a la recepción de migrantes desplazados de otras poblaciones aledañas. Ejemplo de ello es la evidente presencia de familias venezolanas en calle y en condición de mendicidad. Para datos de octubre de 2017, según el director de Migración Colombia, Christian Krüger 63.000 venezolanos se habían acogido a un permiso especial para extender su permanencia en Colombia; sin mencionar a los que ingresan y permanecen irregularmente.

En Cartagena había gran tensión ante la espera de los resultados del último censo, sobre todo dentro del Concejo Distrital. La razón primordialmente giraba en torno a entenderla presunción de haber alcanzado más del millón de habitantes, porque si así fuese las políticas públicas nacionales y distritales serían diferentes a las que actualmente se tienen para con Cartagena. Además del aumento de las curules dentro de esta corporación edilicia. Es que en definitiva de  estos resultados depende la planificación y el futuro de la ciudad.

Con este dato desfasado de la realidad se perderían un abanico de oportunidades para Cartagena. Una ciudad de la que la Nación se beneficia en gran medida económicamente hablando: la quinta ciudad de mayor producción industrial, principal productor de sustancias químicas del país, la ciudad con una de las refinerías más importantes, uno de los puertos más importantes de Colombia y el principal centro turístico. Una ciudad que requiere un plan de desarrollo inclusivo ante las grandes problemáticas que se viven como las brechas entre los territorios urbanos y rurales y los desequilibrios al interior de las localidades del distrito.