Columnista

Cuando los malos ganan

Por: Manuel Berrio

Profesional en finanzas, especialista en Gerencia Empresarial y magister en Administración

Mientras los delincuentes tengan más derechos que obligaciones, seguiremos viviendo con temor. No es posible que cada vez que una persona se defiende o defiende a otra, se enfrente a la cárcel. La misma Policía tiene temor de actuar, los suspenden y los destituyen por abatir a los criminales.

La inseguridad crece en Cartagena, ya no se puede ocultar. Pero como no, si los buenos tenemos miedo de defendernos. No queremos ir a la cárcel. No tenemos dinero para contratar a costosos abogados. Y un Policía, menos.

No se puede aceptar que un escolta que protege a una víctima, un médico que se protege a sí mismo y un vigilante que hace su trabajo, hoy tengan que defenderse para no ir a la cárcel. Son héroes, en cualquier otro país serían condecorados.

Los ciudadanos cada día somos más vulnerables ante la delincuencia. Vivimos en alerta permanente. Algunos dirán que exagero pero con solo escuchar el ruido de una moto, sabrán que no. Mirar de un lado al otro, girar la cabeza constantemente para ver si alguien nos sigue, dejar los artículos de valor en casa... Eso es vivir en alerta permanente.

Hace un mes circulaba en redes sociales el video donde una mujer es golpeada, arrastrada y finalmente atracada delante de más de 20 personas. No fue un atraco normal, o un raponazo. Ella se defendió y lucho contra los atracadores por alrededor de 5 minutos, pero sola. Nadie la ayudo. Nadie corrió a defenderla. Y leía los comentarios de muchas personas, preguntándose precisamente eso: ¿Por qué nadie la ayudó?

Por miedo. En Colombia el sistema está diseñado para proteger a los delincuentes. Si bien es cierto que todos gozamos de unas garantías procesales, muchas veces pareciera que quienes se llevan los mayores beneficios son los criminales, evitando que muchos bandidos terminen en la cárcel. Hoy la ciudadanía está llena de impotencia, debemos ver cómo nos roban, nos matan y no podemos hacer nada.

Solo nos queda fingir sorpresa cuando los familiares de los saqueadores de Tasajera demandan a la Nación.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar