Lucio Torres: un periodista revolucionario que busca sacar de la olla a Cartagena

Lucio Torres: un periodista revolucionario que busca sacar de la olla a Cartagena

Lucio Torres es un periodista nacido en Magangué pero de estirpe cartagenera. Ha sido reconocido a lo largo de sus años por su ímpetu investigativa y un afán por destapar las ollas podridas que han invadido de corrupción a una ciudad como la Heroica y por la polémica con el Pastor Miguel Arrazola. Es conversador y fue filósofo en su vida pasada. No le niega una sonrisa ni a su peor enemigo y hoy, busca transformar a Cartagena a través de un mandato a su nombre. Es un cristiano desde el corazón y prefiere llevar a Jesus en su cotidianidad y no desde una iglesia.

Luego de expresar su despedida de la labor periodística por los constantes ataques y censuras que le fueron hechas hizo publico su interés por convertirse en el próximo burgomaestre de los cartageneros. Una decisión resultado de la pasión por transformar a su Corralito apartado de las ataduras poderosas que han gobernado por décadas. Cuando tú haces periodismo y no hay garantías para el ejercicio profesional ya no puedes hacer más nada. () Yo he enfrentado todos los temores quehay que enfrentar. He sobrevivido a atentados, a situaciones económicas muy fuertes por el cerco en el cual lo meten a uno, al cierre de medios, propios y privados, expresa con resignación el comunicador de la Universidad Autónoma del Caribe.

Es por eso que por estos días se encuentra en una tarea maratónica, y amena por ese estirpe locuaz que lo caracteriza, de conseguir 120 mil firmas para presentar su candidatura para los comicios de octubre próximo a través de un grupo significativo de ciudadanos que lo apoyan, Cartagena Heroica. Y aunque Edinson, su nombre de pila, solo necesite 50 mil firmas para ser aceptado por la Registraduria buscará lograr esta meta y demostrar que todos desean un cambio urgente.

El docente y escritor se ha presentado como un candidato independiente e inclusivo. A su campaña ha invitado a todo aquel que quiera hacer un cambio desde la ciudadanía. Y no solo moverse desde las calles de su barrio sino hacerlo creativamente y con participación política. Para ello, también hará una convocatoria para dar avales para concejo y juntas administradoras locales. La Escuela que lo acompaña está formando 200 líderes que dirigirán el proceso educativo.

Precisamente el desarrollo humano es uno de los tres componentes en los cuales basaría a grosso modo su programa de gobierno. Lo que nos esclaviza a nosotros es que la educación que están recibiendo nuestros hijos es mediocre y que convierte a los ciudadanos en esclavos sin pensamientos, explica Lucio, quien agrega que hoy por hoy los recursos no se están invirtiendo para el beneficio de la enseñanza de las nuevas generaciones, sino para el favorecimiento de unos pocos. En su gobierno, hará, entones, una alianza con los docentes para hacer una revolución educativa y propiciará a Cartagena como una gran universidad donde todos puedan aprender sobre cómo ser un ser cívico.

Los otros dos componentes giran entorno a dos grandes problemáticas de Cartagena: la pobreza extrema y la burocracia en sus instituciones. Sobre todo, luego de una inestabilidad administrativa en los últimos periodos que dejó como resultado atraso en las políticas publicas y más alcaldes de los que se ordenan en esta democracia. Por un lado, buscará una Cartagena próspera, sostenible e inclusiva. Y lo hará a través de una inyección y multiplicación del presupuesto del PES Plan de Emergencia Social y del uso de la Ley del Sitio para brindarle mayores oportunidades e ingresos a los cientos de cartageneros que sobreviven con $3.800 diarios.

Además, pretende llevar acabo una revolución político administrativa. Busca transformar el sistema burocrático cartagenero. Crearé un centro administrativo de despacho en Manga con todas las secretarías,dependencias e instituciones. Todo en un solo sitio. Con un sistema digital tremendo donde todo ciudadano vea lo que yo haga, expresó el periodista. Ademas suprimirá algunos institutos como el IPCC y creará la Secretaría de Desarrollo, Turismo y Cultura y una empresa mixta para las fiestas de independencia. El objetivo es construir ´cartageneidad´.

Edinson, aunque ha preferido en su amplia experiencia en los medios ser recordado como Lucio, es un hombre que a sus 59 años busca resaltar los valores que se han perdido en la ciudad: el amor, la tolerancia, la libertad. Su liderazgo lo ha catalogado como un liderazgo a favor. Muy distinto a sus copartidarios y rivales de la cosa política como el senador Gustavo Petro, con quien se disputó el aval del Partido Polo Democrático a la presidencia de la República  en 2010. Mi liderazgo es distinto. No ha sido en contra sino a favor y por eso he investigado muchas ollas podridas. Pero no tengo nada personal contra la gente, es el tema de sus actos. Como dijo Jesús, por sus frutos los conoceréis, afirmó Torres.

Justo ese espíritu revolucionario no es propio de la responsabilidad social y el deber de su profesión, sino de su característica personalidad. De pequeño era conocido como el más caspade la cuadra en Magangué y llegaba todos los días con golpes a casa. Tanto fue el martirio para su madre que a la edad de 10 años lo mandó a vivir con su papá en un pueblito cercano, La Peña. Allí, sus primas y tías lo sometieron a un régimen militar que le figuró enderezar su desorden.

Sin embargo, creció con un querer hacía las comunidades y al quehacer político. Por esos días, cerca al mar mientras su padre celebraba el aval de Evaristo Sourdis y luego las caminatas de barrio en barrio junto a los jesuitas años más tarde en su pueblo natal fueron momentos que marcaron como poco a poco fue forjando su labor de liderazgo en las plazas estudiantiles y la lucha de los derechos de los más desfavorecidos. Y aunque fue expulsado del colegio y metido en un calabozo por una semana siguió en su labor cívica.

Así, entre cambios de colegio en Barranquilla y el curso de su carrera profesional. Alzó su voz en importantes medios de comunicación en La Arenosa y Cartagena como Caracol, RCN y Olímpica, y en diarios como El Heraldo, Diario del Caribe y La Libertad. Hasta que se aburrió de servirle a los poderes nacionalesy emprendió su propio proyecto periodístico. Hace días descubrió que la pasión que más lo llevó a estudiar y seguir el camino de esta profesión es el poder. Pero no en el sentido peyorativo que pueda entenderse desde la corrupción del ser humano, sino del poder que tienen los medios para construir la opinión pública.

Hoy cuenta con el apoyo de sus amigos y grandes colegas que lo saludan con cariño en cada paso que da. Su campaña empezó a financiarse con sus ahorros y con la suma de energías de la comunidad a la que le ha llevado noticias desde joven. Nos contó que si no llega a ser alcalde de La Fantástica seguirá en su adorada tarea como escritor. Está próximo a lanzar tres libros y tiene tres más en los que ultima detalles. Además seguirá creando opinión por su canal de Youtube y un programa matutino en una emisora local.