Luis Cassiani a la defensa de las poblaciones más vulnerables

Luis Cassiani a la defensa de las poblaciones más vulnerables

El cabildante del partido Cambio Radical, Luis Cassiani Valiente, busca su reelección como concejal en estas próximas elecciones donde su propuesta bandera gira en torno a la potencialización de los talentos de los jóvenes en estado de vulnerabilidad de la ciudad a través de la ampliación de las oportunidades de estudio para ellos.

Y no solo para la juventud, sino también para aquellos líderes sociales que han trabajado a lo largo de su vida por sus comunidades y hoy solo se han graduado de bachilleres. Cassiani pretende buscar incentivos para que los comunales cartageneros se formen y así puedan llegar a aspirar a cargos públicos como él lo logró. Es de conocimiento público que 10.000 bachilleres salen de las instituciones públicas y muchas de estos no acceden a la educación superior por falta de oportunidades. Queremos ampliar la oferta del Colegio Mayor y de la Universidad de Cartagena en las tres localidades de la ciudad y en la zona insular para poder aprovechar estos espacios educativos y tener los profesionales que se necesitan para el mañana, afirma Luis.

Desde muy joven dedicó su atención por esa labor democrática que veía en sus vecinos mayores en el barrio donde creció, Fredonia,  hasta que se convirtió en presidente de la Junta de Acción comunal del sector hace 17 años y no ha parado. Precisamente esa cantidad de líderes barriales son los que le ayudaron a escalar a donde generalmente no hay espacio para los jóvenes de la periferia y hoy busca ser concejal por segunda vez consecutiva.

A ellos le debe su quehacer político y por eso desde que ingresó a la corporación edilicia, hace cuatro años, se enfocó en protagonizar una gran revolución social. Ha liderado las jornadas de condecoración y defensa de los comunales y sobre todo a resaltar el papel de la mujer en esta labor, además de los debates sobre la defensa y seguridad de estos dirigentes en Cartagena.

Aunque el proceso judicial que se le lleva acabo lo mantuvo por fuera del Concejo durante varios meses y ese hecho ha sido blanco de criticas para muchos ciudadanos, hay un gran cúmulo de seguidores que defienden su gestión para con los más necesitados y por ello lo catalogan como el concejal del pueblo. Creo que en el primer período nos quedamos cortos fueron mucha as dificultades que se presentaron, de igual forma estamos trabajando por una ciudad prospera.

Este movimiento de vecinos, amigos y actores cívicos que han acompañado su candidatura a través del aval de Cambio Radical han crecido y han aprendido junto a él en la política, son conocidos en las calles de su barrio natal como El Cassianismo. El Cassianismo es un movimiento que nació hace 17 años cuando fui presidente de acción comunal del barrio Fredonia. Y hemos hecho una revolución social en la ciudad acompañado de muchos de estos actores, líderes y presidentes de acciones comunales, y hemos denominado así en honor a esos ancestros de los negros africanos, especialmente de Palenque, explica Cassiani con orgullo sobre sus raíces.

En este período que está por finalizar, ha afirmado que fue un gran defensor de los derechos de los grupos poblacionales más necesitados de unas políticas públicas que marchen a cabalidad como lo son la niñez, los adultos mayores y las mujeres. Ha sido pionero en los debates en el Concejo sobre madres comunitarias, Plan Maestro de Drenajes Pluviales, adecuación de escenarios deportivos como la cancha de softbol de Las Palmeras y sobre todo ha sido un férreo buscador de soluciones sobre el fenómeno de niños en situación de calle en la ciudad que en su mayoría son inmigrantes venezolanos. Hemos visto que a través de la llegada masiva de nuestros hermanos venezolanos niños y niñas han caído en indigencia en las plazas publicas. Gracias a nuestra gestión y gracias también a Bienestar Familiar IBCF y la Alcaldía de Cartagena  quienes han hecho un esfuerzo grande para que ese hogar de paso pueda funcionar donde los padres puedan dejar a sus hijos mientras laboran.