Cartagena

Malicia indígena

Por: Ezzer Mattos

En pleno siglo XXI, donde conviven las personas mas educadas de la historia, en donde se supone que el sentido común nos dice que el tema ecológico y ambiental demanda un comportamiento humano coherente con ello, aun se ven personalidades muy celebres y brillantes que terriblementetranquilas siguen arrojando la basura en plena calle, ensuciando nuestra ciudad y abultando mas la montaña en la que muy debajo está enterrada nuestra cultura ciudadana.

En la ciudad de Cartagena existe una carencia palpable de cultura ciudadana, y se evidencia en la conducta diaria de quienes habitamos esta tierrita, y digo habitamos porque es casi natural que todos en algún momento de manera involuntaria hemos caído en estos malos comportamientos, ya que nos han enseñado ciertas maneras y costumbres desde nuestra niñez que tienen raíces en la cultura del “marica el ultimo”, “primero yo” y la famosa “malicia indígena” que hasta despectivo suena; sin embargo se sale de toda lógica y de lo involuntario, que ciertas personas hayan llevado al extremo dicha cultura, un ejemplo real y frecuente, es lo que sucede en las estaciones de transcaribe cuando se va criando un tumulto de personas desgobernadas, en desorden, levantando el cuello con la esperanza de que su vista haga zoom y poder ver a los lejos el siguiente articulado, que a su llegada abre sus puertas y como en cualquier establo, entra esa marea de personas cual ganado bobino asustado que irrumpen empujándose unos a otros, dando codazos, halando bolsos, y algunos que van mas allá aprovechan y estiran la mano para tocar, agarrar y violentar la intimidad e integridad de las y los usuarios, y todo esto para poder alcanzar un asiento y hacer alarde de la cultura del: primero yo y marica el ultimo.

Otro ejemplo son los usuarios de moto-taxis que permiten que el conductor atraviese zonas exclusivas del peatón como andenes, cebras, vías cerradas que están en construcción en los que hay un letrero enorme y de color naranja intenso cuya inscripción claramente dice que la vía está cerrada y que se prohíbe el paso y aún así, pasan por ahí.  ¿por que el peatón se tiene que ver incomodado y asustado cuando va caminando sobre un anden y ve que de frente viene una moto con un pasajero, además, pitan para que abran paso y al pasarle al transeúnte por el lado con violencia le dice: quitate pedazo de sapo? Viven la lógica de la pura anarquía y ¿a que se debe todo esto?, Pues que lo hemos naturalizadopermitiendo la ausencia de una política clara de cultura ciudadana sostenida en el tiempo, cuya implementación debería ser efectiva y transversal a todas las esferas de la sociedad.

Si yo fuese alcalde, destinaría parte del erario publico para suministrar a cada persona en la ciudad un libro llamado: urbanidad de Carreño, e implementaría una publicidad permanente con pasajes de ese mismo libro al son de la champeta, en los periódicos locales, portales de noticias, radio, articulados, estaciones de Transcaribe, artistas locales que los incluyan sus actividades, instagramers, youtubers, etc.

En esta semana que transcurrió, sobrevino una serie de sucesos (como las declaraciones de Aida Merlano, el descubrimiento de la infame bodega uribista, la audiencia en la Corte Interamericana de Derechos Humanos caso Gustavo Petro vs Estado Colombiano), que muy seguramente hizo nacer en muchas personas un sentimiento de rechazo contra la corrupción y el gobierno de turno y tal vez también hizo nacer el querer cambiar este país corrupto que tenemos; pero antes de adentrarnos en esa misión, debemos empezar por cambiar primero nuestra ciudad y eso lo hacemos empezando por nosotros mismos, desarrollando mas nuestro sentido común, nuestro sentido de responsabilidad y fomentando la cultura ciudadana.

Para eso les dejo un ejercicio:

Si usted está de pie esperando que el semáforo cambie de rojo a verde(desde el punto de vista del transeúnte), pero observa que en la avenida no hay vehículo alguno ¿pasa la avenida o espera que el semáforo cambie a verde?

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar