Cartagena

Máquina de bomberos se convertirá en arrecife artificial para estimular el turismo en buceo

Una máquina de bomberos que hace cerca de 20 años perdió su vida útil, se convertirá en un atractivo turístico para los amantes del buceo y de las travesías submarinas en Cartagena. Se trata de la máquina de origen chino, marca Fuso, que en 1980 fue donada por el Concurso Nacional de Belleza para el Cuerpo de Bomberos de Cartagena, y que durante 20 años ayudó en las conflagraciones y en las emergencias presentadas durante ese tiempo en la ciudad.

El comandante del Cuerpo de Bomberos, Joel Barrios, aseguró que se tiene pensado trabajar diferentes aspectos técnicos y ambientales durante los próximos meses para que a mitad de año se pueda hacer el hundimiento del vehículo.
En los actuales momentos, la máquina se encuentra en los hangares de la Armada Nacional, en donde operarios de la emptesa Cotecmar iniciaron las labores de alistamiento y adecuación del carro que durante varios años sirvió a la ciudad.

“Ya retiraron la cojinería, los vidrios, las lámparas, se limpió el motor de aceite, se lavó el tanque de la gasolina y, para los próximos días, se iniciará el trabajo para retirar la pintura y el óxido que tenga a lo largo y ancho”, indicó el Comandante de Bomberos.

En esta oportunidad, según lo señalado por los técnicos de Cotecmar, el método de chorreado con agua, procedimiento que es considerado el más eficaz, puesto que elimina la herrumbe, cascarillas, restos de soldadura, aceites, y además, consigue una limpieza mucho más profunda, necesaria para su intervención como arrecife natural.

Este procedimiento es conocido como el Protocolo de Londres, el cual indica que antes del hundimiento de una embarcación o, en este caso, el vehículo de Bomberos, este debe ser sometido a un proceso, en el que deben ser retirados todos los elementos contaminantes como: espumas, plásticos, partículas de combustibles, baterías con plomo y ácidos, enre otros.

Para que la máquina se encuentre lista y poder sumergirla, atendiendo estos protocolos ambientales internacionales, se hace necesario que tenga el visto bueno de las autoridades del ramo, en este caso la Corporación Autónoma del Canal del Dique, Cardique. “Estos procedimientos no se pueden hacer a la ligera y hay que tener en cuenta diversos aspectos técnicos y ambientales antes de su hundimiento, por eso la administración Distrital ha cumplido paso por paso los protocolos exigidos”, añadió Barrios.

El sitio para sumergir la máquina que se había propuesto inicialmente fue en La Boquilla, en la zona que comprende la llamada Playa Azul, no obstante, aún falta por determinar la viabilidad ambiental para saber si el sitio es apto o no para poner el arrecife artificial.

En Cartagena ya hay varios sitios donde se encuentran sumergidos diversas piezas, como buques, estatuas y bloques de piedra convertidos en arecifes artificiales, pero es la primera vez que una máquina de bomberos será utilizada para tal fin. En el mundo, desde hace varios años, varios países han estado hundiendo grandes piezas de equipos obsoletos o dañados en el océano para convertirlos en arrecifes artificiales. Coches, buques de guerra, tanques y muchas cosas más descansan en el fondo del mar y hacen de hogares para la vida marina, que atraen a buzos en busca de lugares asombrosos.

Andrés González, funcionario de Cardique, señaló que, a instancias de la Alcaldía de Cartagena, esta entidad ha estado trabajando el tema del hundimiento de la máquina de bomberos, teniendo en cuenta las directrices que al respecto ha dado el Ministerio de Ambiente.
En ese sentido, el primer paso que se dio fue la inspección técnica al lugar que se tenía previsto para sumergir el vehículo con fines de fomento del turismo, en el área de La Boquilla.
“En la inspección ocular que hicimos, con Distriseguridad y la Armada,  recomendamos que la mínima profundidad que se requiere para estos casos son 8 metros y, en ese sentido, se estableció el punto sugerido. De igual forma, y teniendo en cuenta que lo que se pretende es estimular el turismo con el buceo a pulmón libre, señalamos que se requiere unas aguas con condiciones de turbiedad mínima”, indicó.

Así mismo, se tuvo en cuenta que la zona no se encuentre en la línea de navegabilidad de barcos o botes pesqueros artesanales. González señaló que lo más importante es que se tenga bien definido que ese será el sitio para ubicar la máquina y convertirla en arrecife, para establecer un trabajo especializado y se pueda cumplir con el objetivo.

El Cuerpo de Bomberos señaló, de otra parte, que la entidad tiene otras máquinas que se encuentran en desuso y están ubicadas en la zona rural de Santa Rosa, de Lima, sitio de entrenamiento de los operarios de la entidad, y también se estudia la viabilidad de convertirlas en arrecifes artificiales.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar