“Mi principal objetivo como edil sería trabajar por los jóvenes en riesgo y la organización del Centro Histórico”: Anderson Saer

“Mi principal objetivo como edil sería trabajar por los jóvenes en riesgo y la organización del Centro Histórico”: Anderson Saer

Anderson Saer es un cartagenero de 30 años egresado de la Universidad Tecnológica de Bolívar del programa de Ciencias Políticas, abogado de la Universidad Libre y cuenta con una especialización en Derecho Público en la Universidad Externado de Colombia.

Sus diez años de experiencia laborando en la administración pública lo hacen sentirse seguro en su aspiración a la Junta Administradora Local. Es apasionado por la política y las comunidades, es por eso que su principal motivación es trabajar desde su posición como politólogo con los habitantes de su localidad: la 1.

Hoy por hoy, hay una gran problemática que embarga la ciudad con los jóvenes en riesgo y es el tema del pandillismo que afecta, principalmente, a la comunidad de la localidad que reside Saer. Según el censo realizado el año pasado por la Secretaría del Interior, en Cartagena hay, aproximadamente, 68 pandillas conformadas. Una cifra considerable si se hace cuentas de cuántos jóvenes hacen parte de cada una. Aún más alarmante saber que, el 70% de estos grupos se encuentran consolidados en la Unidad Comunera de Gobierno #3.

La situación de muchos de estos jóvenes se ha desencadenado por un sinnúmero de problemas tanto sociales como familiares, que los han llevado a tomar este camino y que conlleva a diferentes consecuencias, una de ellas es la inseguridad. Sin embargo, personas comprometidas con la comunidad como Anderson Saer, quieren cambiar la realidad de estos chicos que están sumergidos en la delincuencia.

Primer empleo

“Es importante crear un acuerdo, que hacen los concejales en sinergia con el Alcalde, pero como edil presentaría un proyecto para generar un primer empleo, es decir, en cada una de las empresas, no necesariamente de la localidad 1, vincular a los jóvenes en riesgo, dictarles talleres para que trabajen en el sector hotelero, en el sector empresarial de Cartagena y, sin duda alguna, sería un buen punto para arrancar, aunque no necesariamente estos chicos tendrían que ser profesionales o técnicos”, afirma Saer.

El aspirante a la Localidad 1 asegura que es importante crear Política Pública, de lo contrario este tema seguirá estancado. “La Política Pública primero debe tener una voluntad del Alcalde, segundo, la voluntad del concejo y, sobretodo debe estar apoyada por el sector hotelero, e industrial de la ciudad”, puntualiza Anderson.

El cartagenero trae a colación la Ley 1448 del 2011, en la que se beneficiaron las víctimas del conflicto armado, la cual ha sido una de las más exitosas del país. Esta se empezó a trabajar desde el 2010 y, hasta la fecha, gracias a ella hay muchas víctimas reparadas. Su principal objetivo es presentar el proyecto al concejo y este sea aprobado posteriormente por la Alcaldía.

“La Secretaría del Interior maneja un programa para jóvenes en riesgo, sería ideal que este pase a tener categoría de departamento administrativo o secretaría”, detalla el precandidato a la JAL.

Otra de las situaciones que preocupan a Saer, es la desorganización del Centro Histórico. El Corralito de Piedra es atracción de los turistas, cada calle cuenta una historia, sin embargo, para los ciudadanos hay varios factores preocupantes como lo son los vendedores ambulantes, estaciones satélites y, sobretodo, la reglamentación de parquímetros.

“En la Plazoleta del Joe no se han podido terminar de entregar los kioskos para los vendedores, y así hay varias de obras que están pausadas. Considero que es importante reglamentar parquímetros en la Avenida Venezuela, incluso en Bocagrande en la Avenida San Martín. Esto eventualmente generaría ingresos al Distrito y empleo, donde jóvenes en riesgo trabajarían ahí. Claro está, desde mi posición como edil no lo podría llevar a cabo, pero si podré presentar la propuesta”, agrega Saer.

 

Anderson afirma que Cartagena ha pasado por una situación de ingobernabilidad en la que no se ha tenido un buen proceso administrativo, y es necesario un cambio desde la corporación más pequeña, que en este caso vendría siendo la Junta Administradora Local.

“Pienso que necesitamos personas preparadas y que generen un cambio. Como edil debemos hacer una veeduría al Plan de Desarrollo local y a las obras que están designadas, que se cumplan y ejecuten a cabalidad. Hacer un buen control político en toda la localidad. Somos el primer conducto que tiene la comunidad”, finaliza.

Saer ha sido simpatizante del Partido de la U desde sus 18 años y espera obtener su aval a finales de este mes.