Por la protección y salvaguarda de la comunidad y las reservas naturales de San Pedro Consolado

Por la protección y salvaguarda de la comunidad y las reservas naturales de San Pedro Consolado

El día de ayer, en sesión ordinaria en la Asamblea de Bolívar, el diputado del partido Cambio Radical, Manuel Berrio Scaff, presentó una propuesta para velar por la salvaguarda de los derechos fundamentales de la población del corregimiento San Pedro Consolado y la protección ambiental de las cuatro reservas naturales que yacen en su territorio.

San Pedro consolado es una comunidad que tiene jurisdicción en el municipio de San Juan Nepomuceno al norte del departamento. Cuenta con 500 familias y 3.000 habitantes. Sus pobladores reclaman mayor presencia e inversión del Estado. Porque a pesar de tener un gran valor por su ecosistema natural y la presencia de flora y fauna protegida como el Titi Cabeza Blanca, el Mono Colorado y las Mariposas Azules, no cuentan ni siquiera con el mínimo vital de agua que debería tener un colombiano.

Esta situación fue conocida por el diputado, Berrio Scaff, quien visitó el corregimiento luego de recibir una carta en comunicación de Julio De Oro y Noraida Yepes, presidente de la Junta de Acción Local y secretaria de Despierta San Pedrorespectivamente, líderes comunitarios que preocupados ante la grave deforestación de algunas de las reservas de bosque nativo requieren intervención de las entidades gubernamentales ante el silencio del la Alcaldia de San Juan, quien debería hacer las veces de administración y mandato de esta población. Y volcar la mirada hacia este pueblo que sobrevive con menos de un metro cúbico de agua por familia mensualmente.

Aunque es un corregimiento rico en naturaleza, no tiene agua. Tiene un canal para el movimiento de aguas en época de invierno que se encuentra completamente seco. Y dos pozos subterráneos que no cuentan con las medidas sanitarias para el consumo humano que albergan agua salada. Uno está al aire libre y el otro cercado por tanques de pimpinas de aceite. Los pobladores de San Pedro Consolado se abastecen de estas fuentes no potables cargadas de altas cantidades de sodio y de las cinco latas’  que les envía la administración de San Juan dos veces por semana a cada familia.

Para el diputado Berrio, esta es una cifra alarmante para la subsistencia de una familia con seis integrantes mínimo en promedio, que deben hacer sus labores básicas como comer, beber agua y asearse. Como profesional en finanzas que soy, los invito a que saquemos un promedio de cuánta agua recibe una familia: una lata tiene 20 litros. Cinco latas 100 litros. Dos por semana a la semana que les entrega San Juan, entonces reciben 200 litros de agua por familia a la semana. Al mes sería un total de 800 litros, es decir menos de un metro cubico de agua que son mil litros. Cada familia recibe, cuando la recibe porque muchas veces no, 0.8 litros de agua al mes para la subsistencia de seis miembros de su familia, expresó luego de su visita de inspección al corregimiento.

Además de esto, para poner en contexto este cálculo, Manuel Berrio compara esas cantidades de agua con el consumo de su casa, un hogar conformado por su esposa y su hija, donde implementa todas las formas de ahorro posibles y cuenta con una medición promedio de 12 metros cúbicos de agua. Ustedes vean la diferencia y la inequidad social que viven quienes están en San Pedro de Consolado con un cartagenero del común.

Deforestación de los bosques nativos por apropiación de las reservas naturales

En San Pedro Consolado existen 4 reservas naturales de gran área: Las Tinas con 89 hectáreas, La Miquera con 11.5 hectáreas, Monteviejo o Marsella con 12 hectáreas y Las Trancas o Reservoreo con 3 hectáreas. Una zona de protección especial por la alta biodiversidad del lugar pero que los mismos pobladores y miembros ajenos de la comunidad, aparentemente con el apoyo hasta de funcionarios públicos, están deforestando las sendas de bosques para cultivar yuca y hacer sus viviendas. Justamente en la reserva Las Trancas un poblador de nombre Jose Yepes alega que ese predio es de su propiedad y ya ha instalado hasta una cerca eléctrica en la avenida principal del pueblo sin ningún tipo de cuidado para evitar accidentes con los ciudadanos y niños que transitan por el lugar.

Hoy, este predio cuenta con una medida cautelar emitida por el inspector de policía, Carlos Yepes Buelvas, para salvaguardar los derechos del supuesto propietario. Pues, el actual poblador de la zona alega que el terreno era de su familiar, Policarpa Yepes Buelvas y fue cedido a su nombre por su padre, Walter Buelvas Yepez. Y según investigación de miembros de la comunidad, el título de propiedad no está debidamente diligenciado pues está tramitado en un formato Minerva y sin las debidas firmas. Y causa curiosidad, que el inspector tenga los mismos apellidos que el presunto propietario.

De acuerdo a estas dos grandes problemáticas que aquejan a San Pedro Consolado, el diputado Manuel Berrio propuso tomar las medidas correctivas y llamar a las autoridades competentes, como la Alcaldía de San Juan de Nepomuceno, la Policía Nacional y la Personería Municipal a explicar y exponer las acciones tendientes para la protección de los ecosistemas de la zona en los últimos tres años. Además, de la invitación a Aguas de Bolívar a incluir al corregimiento en la campaña Caravana del aguapara gestionar el sistema de acueducto en la población. Y también a la Secretaría de Agricultura del departamento para mirar qué actividades y planes llevan acabo para la capacitación y ayuda de los campesinos del sector.