Cartagena

Samir: El hombre de las filas en Transcaribe

A las 11 p. m. termina la operación en estación Centro y Samir Hernández Bolívar sigue ahí, esperando que suban los últimos usuarios en el último servicio del SITM Transcaribe. Parece cansado, pero su sonrisa sigue intacta.

Cuenta tres meses desde que su sueño se hizo realidad, trabajar en el Sistema Integrado de Transporte Masivo Transcaribe. Para él, Dios le entrega la oportunidad de hacer lo que más le gusta: servir a la comunidad y aportar al desarrollo de la ciudad.

Samir es regulador de Transcaribe, es decir, un enlace del Centro de Control de Operaciones de Transcaribe con el usuario, para guiar a las personas en el buen uso del sistema y atender novedades al interior de las estaciones. También es líder de su barrio San Vicente de Paúl, donde ejerce como presidente de la Junta de Acción Comunal, trabajando con y para las personas.

“Usuario, T101 por este lado a la derecha. Señora, ¿qué ruta necesita? X103, por este lado a la izquierda”, se escucha la voz fuerte de Samir en la estación.

Desde hace más de un mes organiza las filas de usuarios en la estación Bodeguita y de esta manera contribuye a la circulación dentro de la misma. Bodeguita cuenta con dos vagones o módulos, en el módulo A hay cuatro filas: para la T101, X103, X101 y X106; igualmente para el módulo B: T100E, X102, X104 y T103.

“Esta no fue instrucción alguna del área de operaciones, a la que pertenezco, sino que fue iniciativa propia de apoyar a los usuarios y quise sentirme igual que ellos cuando esperan una ruta y no hay orden, se empujan”, cuenta Samir mientras vigila la operación en sitio.

Asegura que más que su trabajo, ha sido la colaboración de los usuarios y de los guardas lo que ha permitido el orden en la estación y la optimización del servicio. Lo anterior, sumado al amor y el compromiso que tiene nuestro regulador para comunicarse con las personas que día a día se suben al sistema.

El gerente de Transcaribe, Humberto Ripoll Durango, señala la importancia de las filas en las estaciones porque “garantiza el ascenso y descenso de usuarios de forma ordenada, minimiza los tiempos de cargue y descargue; evita accidentes por caída de ocupante, atrapamiento con puertas o demás golpes que se presenten”.

Esta pedagogía además minimiza los hurtos en la modalidad de cosquilleo y los abusos.

La dedicación de Samir en la estación Bodeguita es evidente porque ya no se necesita su presencia para que los usuarios se organicen en las filas estipuladas.

Ahora asume un nuevo reto, extender la pedagogía en estación Centro, la cual tiene afluencia de usuarios en hora pico. “Este es un trabajo en equipo, por eso le pido a los usuarios que me colaboren. Siento que el trabajo no es mío, es de los mismos usuarios al tomar conciencia del orden”, finaliza con la sonrisa que lo caracteriza.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar