“Sergio Londoño ‘peló el cobre’ al lavarse las manos y culpar a Zully Salazar”

“Sergio Londoño ‘peló el cobre’ al lavarse las manos y culpar a Zully Salazar”

Por Tatiana Tatis Gordon*

La visita del papa Francisco a Colombia y en especial a Cartagena, marca un importante precedente en tiempos de postconflicto dónde un mensaje de paz, es el mejor aliciente para esta sufrida nación. El evento, considerado como uno de los más importantes de los últimos años, se convirtió en un verdadero reto para el distrito.

Corpoturismo asumió la responsabilidad para la organización logística, por indicaciones mismas de Sergio Londoño Zurek en su primera ‘palomita’ como alcalde encargado. Posteriormente en el transitorio regreso de Manolo Duque, la entidad fue ratificada.

Dejar en manos de Zully Salazar Fuentes, presidenta ejecutiva de la Corporación de Turismo, la gerencia para la llegada del Papa, de lejos, fue una decisión acertada, conveniente y necesaria. Salazar es una de las ejecutivas estrellas de la ciudad, una dirigente que ha sabido conjugar la dinámica público y privada para el desarrollo de la llamada ‘Industria sin Chimenea’. Su experiencia en el ámbito local y nacional son garantías de transparencia e idoneidad. Tristemente, la imagen favorable de la cual goza esta funcionaria, se intentó desdibujar  por la ‘lavada de manos’ de Londoño, quien en un despropósito mediático y cuál ruin oportunista, la culpó del horripilante encierro que le hicieron al barrio Ceballos a propósito de la visita de su santidad. Alcalde, quiero decirle que usted es igual de responsable, por acción u omisión. Tenga  la cortesía, acepte como caballero su error y asuma la responsabilidad. Enlodar un subalterno denota simplemente un deseo de llevarse por delante al que sea con tal de no verse afectado. La ropa sucia se lava en casa y en el manual de un buen gobernante está el principio de sortear este tipo de hechos internamente. Su actitud fue de por sí indelicada y reprochable.

No basta señor Londoño con los discursos bonitos, no basta con posar sonriente ante el flash engañoso, no basta con intentar presentar un perfil de niño bueno y estudioso a la opinión pública. La ciudad exige pasar de la retórica a la práctica. Usted goza de un tiempo de gracia concedido de manera natural a los gobernantes cuando inician, pareciera que ‘la hora feliz’ se le comienza a acabar. No todo lo que brilla es oro y la fantasía se pela, así como usted ‘Peló el Cobre’ demostrando inmadurez en medio de su primera crisis.

Cuando hay logros, usted señor Londoño sale a los medios con su mejor sonrisa a posar con ínfulas de ser el mejor dirigente de Cartagena de Indias en los últimos años. Pero cuando afloran las dificultades, comienza a mirar a los lados en busca de a quien echarle la culpa de los desaciertos de su despacho y de su equipo.

Un dirigente puede delegar algunas de sus funciones, pero lo que no puede delegar es su responsabilidad, como lo hizo al echar el agua sucia por la desafortunada instalación de las vallas en Ceballos, que tanta ampolla ha desatado en la ciudad.

Alcalde, asuma que se equivocó. Deje de buscar culpables pues eso habla muy mal de usted como persona y de sus asesores más cercanos. Es hora de que nuestra ciudad se aleje de los egos y se ponga a trabajar para remediar tanta inequidad. Por último una recomendación, mañana no se tome selfie con el Papa, más bien, pídale la bendición para que llene su corazón de amor.

*Comunicadora Social y Periodista, Directora de Política Heroica.