Sofía Laza está sonriente y puede vivir una nueva vida

Sofía Laza está sonriente y puede vivir una nueva vida

 

Hace una semana conocimos la situación de Sofía Laza, una niña de tan solo tres años de edad que le realizaron mal una Gastrostomía y que, al momento de retirar el tubo por donde se le suministraban los alimentos para poder sobrevivir no tuvieron precaución y dejaron el orificio abierto, produciendo mucho dolor al momento de comer pues todos los alimentos se salían por una pequeña “tetilla” que se formó en su pecho. Lo que sufrió esta niña no tiene nombre y lo único que demuestra es la pésima salud que reciben muchos colombianos.

Sofía Lasa vive en el barrio Martínez Martelo, y fue diagnosticada desde que nació con una enfermedad que la mantiene con el estómago cerrado y que le impide ingerir alimentos correctamente. La niña es atendida por el EPS Comfamiliar, quienes consideraron que la vida de Sofía no corría peligro.

“Es triste esta situación, la niña le da mucho dolor y no puede comer nada porque los alimentos líquidos y sólidos se le salen por ese orificio. Sofía se retuerce de dolor, llora sin parar cuando comer y tenemos temor de que le de una peritonitis que pueda acabar con la vida de la niña” expresó Jenny Laza, tía de Sofía quien lloró sin parar por la salud critica de su sobrina cuando la conocimos.

Además de eso, desde la Clínica General del Caribe le pospusieron a cirugía que necesita hasta tres veces, puesto que el médico está de viaje, no está registrada en el calendario de operaciones, o simplemente no lo consideran una emergencia. Durante más de un año están a la espera de una intervención que parecía nunca llegar nunca llegar, hasta que personas con un corazón gigante se conmovieron de la situación de Sofía Laza.

Desde la Clínica Cardiovascular Jesús de Nazareth decidieron brindar una mano amiga para apoyar el caso de Sofía y decidieron intervenir quirúrgicamente a la niña, para poder salvar su vida.

“Sofi ya está comiendo, está contenta y ya se quiere ir para su casa. Al fin Jesús de Nazareth le hizo el milagro” expresó con mucha alegría Gerald Meza, dueño de Clinica Cardiovascular Jesús de Nazareth.

Gerald nos aclaró que las condiciones en las que vino la niña eran críticas, y que en cualquier momento le pudo dar una peritonitis “Sofía entró con un hueco en el estómago que le estaba botando todos los alimentos. Hubo que hacerle tratamiento previamente con antibióticos. Operamos correctamente la fístula perro ahora seguiremos viendo como avanza la evolución de esta niña de solo tres años” señaló el médico.

Ahora Sofía está feliz y su familia también, pues el tiempo de vida ha sido prolongado gracias a personas que decidieron tomar las riendas del asunto para poder ver crecer a esta alegra niña.