Wilmar Barrios, Personaje de la Semana

Wilmar Barrios, Personaje de la Semana

Si alguien se llevó las cámaras en el partido de la Selección Colombia frente a Argentina fue Roger Martínez con el golazo, el cual marcó tendencia en las redes sociales. Pero si de protagonismo se trata, el pilar fundamental de la victoria del combinado patrio fue el que lleva el número 5 en la espalda: Wilmar Barrios. El cartagenero fue un muro de contención para los dirigidos por Queiroz, y marcó de principio a fin al llamado mejor jugador del fútbol, Lionel Messi.

Wilmar Barrios, quien hace poco firmó por el Zenit ruso, fue uno de los motivos de orgullos de Colombia que pasó una prueba de fuego, pues hace 20 años que no se le ganaba a la albiceleste en la Copa América. Los cartageneros, tanto Barrios como Martínez, en un momento de forma sensacional y seguramente vestirán los colores amarillo, azul y rojo en el próximo encuentro contra Qatar, donde se espera sellar la clasificación a los cuartos de final en el torneo más antiguo de selecciones en el mundo.

Todos recordaremos durante mucho tiempo aquella jugada en el segundo tiempo, donde el ‘Rey del fútbol’ eludió con un caño a Davinson Sánchez y, lo que parecía ser un golazo del 10, fue una salvada magistral del bombero Barrios. Grande Wilmar, representas con entereza la fiebre del balompié en Cartagena, un deporte que va creciendo como espuma en las calles de nuestra heroica, gracias a grandes representantes como el 5 de Colombia.

¿Quién es Wilmar Barrios?

El jugador, nacido en el barrio La Candelaria el 16 de octubre de 1993, tuvo una infancia difícil, pero se sobrepuso a las dificultades de la pobreza. El crack tuvo que pedir botines prestados para jugar fútbol y vendía bolsas de hielo para poder asistir a los entrenamientos.

El que quiere, puede. Yo me enfoqué en lo mío, el balón. Me crié y en un barrio donde se vive en condiciones difíciles pude salir adelante. Hay violencia, matanzas. Muchas veces quedé en medio de tiroteos y la tentación de la delincuencia siempre estuvo. Y siempre estaba la droga”, rememoró hace un tiempo el propio jugador.

Llegó hasta Tolima, donde deslumbró con la casaca del vinotinto. Gracias a su gran talento fue nombrado como el mejor mediocampista de la Liga Águila en 2015, lo que le valió para que fuera llamado a representar al seleccionado nacional en los Juegos Olímpicos de Brasil.

Llegó a Argentina a vestir la camiseta de uno de los más grandes, el Boca Juniors. Rápidamente se convirtió en ídolo y sentó a un amado por la afición, Fernando Gago. Se convirtió en un eje del mediocampo y pieza inamovible del xeneise, quien saco una gran tajada al venderlo en el mercado de invierno anterior al club ruso Zenit de San Petersburgo por 18 millones de euros.

Wilmar ahora es una figura en Colombia, que con su carácter de hielo y templanza se ha ganado un puesto en este equipo. Si logró parar a la leyenda viviente, ¿quién podrá sobrepasar al joven de La Candelaria?