Cartagena

Casi la dejan sin oreja por una agresión física contra ella

A las 2:00 a.m. en el Barrio Villa Sandra, Odair José Valle Atencia llegó a la casa de su pareja sentimental, Berney Tibocha Caro, bajo los efectos del alcohol. La mujer escuchó los fuertes golpes de la puerta, más sin embargo le abrió por las amenazas contantes de tumbar la entrada por parte de Valle Atencia.

El sujeto entró a la vivienda y se sentó en el sofá. La mujer se percata que el teléfono nunca dejó de vibrar y se percata de los mensajes de una mujer, por lo que le pide que respete y se vaya de la casa.

En ese momento Tibocha Caro comienza a sacar sus cosas para que se vaya de la casa por su presunta infidelidad. En medio de la discusión, ella tiró una ropa que recogió posteriormente y sintió cómo Valle Atencia, su pareja sentimental, se pone detrás de ella para meterle un dedo en el ano. “Él comenzó a reírse cuando me hizo eso de la manera más cínica. Le dije que me dejara tranquila y largara, de la indignación le tire un zapato” señala la mujer a este portal.

Luego de que tirara el zapato, el sujeto comenzó a agredirla físicamente en diferentes zonas del cuerpo y le muerde el cráneo en reiteradas ocasiones. “Yo tratando de defenderme yo lo mordía en los dedos, pero claro él tiene más fuerza”, afirma Tibocha Caro.

El sujeto siguió agrediéndola por todas partes y llegó un momento que le mordió la oreja izquierda, arrancándole un pedazo de la misma. “Mi hijo de 14 años le decía ‘que le hiciste que le hiciste’ y el muy cínico decía que no me había pegado”.

Al llegar al puesto de salud, los médicos le dijeron que no podían recuperar la oreja porque era un área delicada, por lo que tenían que hacer la reconstrucción estética completa de la zona.

“Ya instauré la demanda, estoy a la espera del radicado. La clínica Blas de Lezo debe entregarme el lunes la historia clínica para hacer el respectivo proceso”, aseguró Tibocha Caro.

La policía tuvo que sacar al sujeto de la casa, puesto que todavía se encontraba en el hogar y se encontraba discutiendo con un hermano de la víctima.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba