ColumnistaSin categoría

El megáfono

Por: Jean Díaz

Abogado, Especilista en Derecho Procesal general, Docente universitario.

Por estos tiempos, en los que muchísimas personas adelantan sus actividades laborales a través del teletrabajo, esa figura que ha tomado tanto fuerza como consecuencia del confinamiento generado a causa de la emergencia sanitaria por el Covid-19; es muy normal que lleguemos a sentirnos fatigados, cansados del encerramiento, pues la cuarentena suele ser una experiencia desagradable para los seres humanos, debido a que es un aislamiento obligatorio y que implica romper con nuestro día a día, nuestras rutinas, nuestros amigos, familia, nuestra pérdida de libertad, la aparición del aburrimiento y una incertidumbre generalizada.

En efecto esta situación tiene una potente carga psicológica sobre nosotros. No obstante ese cúmulo de situaciones y emociones negativas que pueden variar dependiendo de la capacidad de resiliencia que tengamos, existen muchas razones positivas que nos impulsan a salir adelante.

Es una inmensa alegría saber que muchísimas personas, amigos, conocidos, allegados, vecinos, aprendices, técnicos, tecnólogos y profesionales universitarios; hoy, en plena emergencia económica y sanitaria, tienen la valiosísima oportunidad de conservar su vinculación laboral, un trabajo estable que les permita cubrir sus necesidades, así como el sostenimiento de un hogar, ello en comparación con los profesionales del sector hotelero y turístico, quienes lamentablemente se han visto afectado con el cierre de sus establecimientos de comercio (hoteles, bares, discotecas, restaurantes), configurándose una difícil situación en su quehacer diario. A estas personas, mucho ánimo, ¡Dios con ustedes!

El gobierno nacional tiene la responsabilidad, por mandato constitucional, de servir a la comunidad, promover la prosperidad general, y propender por la vida económica y el trabajo de todos los habitantes de Colombia. Sin embargo, como ciudadanos, también tenemos una responsabilidad con la sociedad en la que vivimos, la cual se ve reflejada, entre muchos aspectos, en la solidaridad que podemos profesar, sobretodo con aquellos más golpeados económica y socialmente con la pandemia que afronta el mundo, con los más vulnerados, con aquellos que no tienen la posibilidad de contar con ingresos fijos que le permitan resolver sus necesidades.

Este puede ser el caso, por ejemplo, de aquel señor que en ejercicio de una actividad laboral, humilde, desafiando el inclemente sol, a veces bajo la lluvia, empuja su carretilla con tubérculos y frutas, caminando por las calles de los populares barrios de Cartagena, utilizando un megáfono en mano, tal vez de los años 90s, para promocionar y vender sus productos, llevándonos hasta la puerta de nuestras casas.

Sin embargo hemos sido duros con ellos, se les discrimina, se les ofende, se les irrespeta, no se les compra, se les prohíbe el paso por una determinada calle como castigo por ser, como decimos en el caribe colombiano, “unos bulleros con sus megáfonos”.

Por si fuera poco, en días pasados pude leer una noticia titulada “Vendedores ambulantes con megáfonos dificultan el teletrabajo de los Vallenatos”, pero más aterrador es el caso de una persona en Cartagena, quien aburrida de estos hombres vendedores, daría lo que fuera porque el congreso tramitara una ley que prohibiera este tipo de trabajo informal. ¡Increíble!

La sociedad en la que vivimos, nos obliga a ser solidarios, a ponernos en el lugar del otro, del más necesitado, sin que ello implique aceptación total de los desmanes; a emplear las formas de moderar los comportamientos, pero sin sacrificar la esencia de lo humano. Somos completamente felices presumiendo y recomendando en nuestras redes sociales las grandes cadenas de almacenes y negocios, restaurantes, grandes superficies cuando nos hacen nuestros domicilios, ¡ah! pero somos drásticos con el carretillero, a ese le queremos quitar el megáfono para que no siga interrumpiendo, pero ese megáfono nos lo colocamos nosotros mismos para promocionar y exaltar lo injusto que podemos llegar a ser.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba