Columnista

En desacato y mentiroso

Por: Óscar Borja

Abogado, especialista en derecho constitucional, columnista

En explicaciones dadas por el alcalde del Distrito de Cartagena, William Dau Chamat, responde a los requerimientos del Procurador General de la Nación, argumentando que no demolerá el edificio Aquarela, hasta que no reciba “la orden de un juez”. Con este argumento le ha sacado el quite el alcalde a los requerimientos del Director del Ministerio Público, el Alcalde Dau reitera en sus pronunciamientos que debe mediar la orden de un juez para proceder con la demolición de la  mole de concreto que trasgrede el patrimonio cultural de la humanidad, de esta manera el edificio Aquarela seguirá en pie, porque está demostrado que el caza malandrines, impoluto veedor, es respetuoso de las ordenes de los jueces, y desconoce las directrices de la procuraduría.

Argumentos cantinflescos del Alcalde, que utiliza para evadir responsabilidad o hacer lo que le parece, mientras se aferra a la obediencia en las órdenes judiciales para no demoler el Aquarela. Existen dos órdenes judiciales proferidas dentro de acciones constitucionales que el Alcalde William Dau desobedece, una del Tribunal Administrativo de Bolívar, confirmada por el Consejo de Estado, donde ordena al Distrito de Cartagena realizar la ampliación del anden en la avenida San Martín al margen de la Base Naval. La otra orden judicial que no ha cumplido el Alcalde caza malandrines fue proferida por un Juez Administrativo y confirmada por el Tribunal Administrativo de Bolívar, se trata de la adecuación de los andenes, pavimentación, implementación de señales, control de la movilidad en la avenida Pedro Vélez, en el barrio el Bosque, vía afectada por el transitar de pesados vehículos que ingresan a los terminales marítimos de la zona.

Señor Alcalde, el discurso ante el Procurador de obediente a las ordenes judiciales es una mentira, usted no obedece la Constitución, ni conoce del respeto, ni tiene un programa de gobierno que garantice bienestar para la ciudad; en sus manos el futuro de los cartageneros es incierto, quienes votamos por usted nos equivocamos. Un honrado inútil es alguien que nos está privando de tener una ciudad con calidad de vida, segura y preparada para el futuro; debe replantear sus pensamientos y empezar a trabajar por el progreso de Cartagena.

Necesitamos empleo, activación de obras y que usted, como primera autoridad, cumpla con las ordenes judiciales que obligan al Distrito a su cargo hacer obras que protejan los derechos colectivos. Déjese de estar diciendo que solo obedece ordenes judiciales por que es una gran mentira. Usted juró respetar la constitución y la ley, pero sus hechos y palabras demuestran lo contrario, es hora que empiece a cumplir los fallos judiciales y generar el progreso para nuestra querida Cartagena.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba