Columnista

La pandemia, una excelente excusa para aplicar la doctrina del shock

Por: Samuel Díaz Villalobos

“Administrador de empresas con énfasis en economía solidaria”


Muchas
crisis se presentan producto de las interacciones sociales, siendo las más comunes las crisis de convivencias dentro de la familia. También están las crisis económicas dentro de las casas, liquidez económicas en los mercados financieros de orden mundial. Esta crisis de los países se refleja en las diferente bolsas de valores o mercado financiero, donde se cotizan las acciones de las diferentes empresas mostrando cuál es mas solida financieramente. Las potencias tienen la hegemonía y control de muchas economías de países miembros, sobre todo los del tercer mundo, y a ellos les ponen como condición para que les presten dinero lo que quieran o necesitan para hacerse más fuerte y seguir creciendo.

Los momentos de crisis creados e implantados a muchos habitantes tienen un trabajo previo de endurecimiento de la glándula pineal, que generalmente está a cargo de los medios masivos de comunicación. Estos repiten y repiten información negativa y trágica que facilita la convivencia con el miedo, creando terror, pánico y desconfianza  entre los habitantes.

Donald Ewen Cameron fue un psiquiatra escocés estadounidense que fue útil para las agencias de inteligencias de varios países por sus experimento y métodos utilizados con personas para conseguir información valiosa de opositores o enemigos, resaltando el trabajando en la segunda guerra mundial. El señor Cameron es el creador de la “doctrina del shock” que lo resumiré en tres pasos que utilizó para el tratamiento de sus pacientes psiquiátricos o personas objeto de estudio.

1- Al paciente o persona se le aislaba sensorialmente por un tiempo relativo corto o largo dependiendo del tratamiento. Se le  tapaban los ojos, oídos y se sujetaba a una cama o silla sin poderse mover, camisa de fuerza.
2- Se le aplicaban tantas veces como quisieran descargas eléctricas, acompañado de fuertes dolores físicos que borraran las ideas y pensamientos que la persona traía.
3- Estando inmóvil sujetado a una cama o silla se le colocaba audios e imágenes con nuevas ideas y pensamientos que se repetían las 24 horas, hasta que lograra que la persona incorporara esas ideas como propias. De lo anterior dependía que se le quitara la movilidad poco a poco. 
Esto demostraba que, cuando a una persona se le priva sensorialmente junto con el dolor físico, es más fácil tomar como propias esas ideas nuevas.

 

Casi que simultáneamente, el economista y Premio Nobel Milton Friedman con la Escuela de Chicago, comienza a aplicar a una escala grande desde la mirada económica y de sometimiento a otros países, siendo Chile la primera aplicación de la doctrina del shock con  la toma del poder a la fuerza e imponiendo una dictadura a sangre y fuego

Todavía hoy en el 2020 las personas tienen miedo de hablar con extraño en los trenes y espacios públicos, porque saben que antes de la dictadura y en la dictadura las personas simplemente desaparecían, los derechos humanos y civiles desaparecieron, se tenía toque de queda en las ciudades, las personas estaban encerradas o escondidas por pánico.  

Estos acontecimientos crearon e implantaron en las mentes inestabilidad emocional, miedo, terror, pánico. Como resultado se lograron de los intereses, controlando todo la economía del país y sus recursos. Este modelo de la doctrina del shock se ha implementado en muchos países  en el mundo sobre todos los que producen petróleo o tienen grandes reservas de recursos naturales.

En este momento no es importante si el virus COVID-19 fue creado por un ojo estrecho oriental, un negro africano o un mono colorado americano; lo que si estamos seguros es que  ha producido el pánico, miedo, terror y muchos futuros pacientes psiquiátricos. El coronavirus ha generado políticas obligatorias como el toque de queda, encerramientos, cuarentenas, aislamiento social. Pasamos de la libertad a estar pegados en una silla o acostados en la cama, pensando que hay que usar trajes casi que de astronautas para salir, con guantes, tapaboca, líquidos para desinfectar. Todo un cambio de paradigmas de convivencia social y familiar.

Lo que si es importante es que estamos en la tercera fase de la doctrina del shock, con muchas ideologías que cambiaron con este nuevo pensar. Estas son alguno de los nuevos cambios: 

1 Políticas sociales con nueva legislación laboral, trabajo en casa con menos responsabilidad y gastos para los empresarios. No se puede decir que no porque con la pandemia se probo que es posible.

2- Masificación de las compras por internet desde las casa teniendo como intermediador los bancos privados con el correspondiente cobro de comisiones.

3-Reformas con macrocambios, negocios oscuros de corrupción que pasaron y pasaran en silencio porque los medios masivos de comunicación no dicen nada, solo se muestran las estadísticas de contagiados, muertos por la pandemia para seguir manteniendo el pánico.

4- A nivel macro nace las negociaciones en Petromonedas con el protagonismo de la bolsa de  valores en Shanghai. Pierde protagonismo la bolsa de valores de Nueva York.


Hoy tenemos las bases para
un nuevo ordenamiento global y geopolítico que está por convertirse en uso cotidiano del lenguaje y de la economía, gracias a la colosal ayuda de nuestra histórica y siempre recordada pandemia de la COVID-19.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba