Columnista

No podemos seguir en manos de un chabacán

Por: Óscar Borja

Abogado, especialista en Derecho Constitucional

La promesa de ‘Salvar a Cartagena’, de poner tras las rejas a los malandrines y de combatir la corrupción, logró que el pueblo ingenuo y cansado de la clase política votara por la única opción. El desconocido veedor, que con su lengua larga prometía ser la salvación, hoy se ha quedado corto con sus hechos.

La ciudad está vuelta estiércol, se ha convertido en una cloaca habitada, sin ley, ni orden, sucia, insegura, abandonada, llena de huecos, y cada vez más azotada por la delincuencia. Los policías, están demasiado ocupados en todo menos en cumplir con su deber, desconocen la manera adecuada de imponer su autoridad.

No tenemos alumbrado público ni gobernabilidad, no hay proyectos encaminados a mejorar. Es una pena que una ciudad rodeada de exóticas playas, de ambiente caribeño, atractivos históricos, tradiciones culturales y costumbres alegres, hoy sea un escenario lleno de miseria, en el que la resistencia e indiferencia de sus habitantes, se convierten a diario en el provechoso alimento de la corrupción, la ingobernabilidad, el abandono, y la indolencia.

La Plaza de la aduana, donde se concentra el gobierno de la ciudad, deja ver la desidia, ¿Qué se puede esperar entonces de los lugares que jamás han sido vistos O de los barrios populares, en los que no hay presencia de las autoridades?

Si frente a los ojos de los gobernantes la cara bonita de nuestra ciudad, se destruye, ¡Pobre de aquellos que han sido completamente olvidados! Con todo esto, me atrevo a decir que es completamente absurdo seguir justificando los errores del actual gobierno, culpando a mandatos anteriores.

Solo la mano de Dios podrá protegernos y librarnos de lo que estamos viviendo, no podemos seguir en manos de un chabacán.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Siento mucho que la administracion de esta ciudad sea tan miope y lo peor de todo que no se deje asesorar con los mismos que vivimos acá hace más de 50 años y qué haciendo empresa no ha sido suficiente generar un cambio. Alcalde es usted una persona TERCA y convencida que tiene la razón en todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba