Columnista

¿Reprobaste en cuarentena?

Por: Daniel Vargas Díaz

Administrador de Empresas. Especialista en Gobierno y Gestión Regional. Magister en Ciencia Política y Gobierno

A lo largo de este año, he tenido la oportunidad desde que empezó esta batalla contra un enemigo ya un poco mas conocido, de leer varias opiniones de diferentes personas que así mismo representan distintos sectores en la sociedad. En la mayoría de estas, el común denominador es esbozar una serie de ideas que “ayudarían” a la situación actual en nuestro país y en nuestro territorio, pero ¡oh sorpresa! Los seres humanos somos algo orgullosos y no escuchamos razones, razones que en otro momento podremos definir y analizar.

Sin embargo es una situación para entender que las fichas están sobre la mesa y el dominó se revolvió nuevamente, tenemos una partida nueva, es decir nos resetearon a la brava, no pudimos entender lo mal que lo veníamos haciendo y tocó apagar y prender nuevamente, siendo este el momento oportuno para que cada quien tenga la valentía de mirar hacia adentro y realizar una radiografía de lo que ha sido su vida los últimos años sin mentirse ni un solo centímetro.

Esta pregunta tiene un significado importante para el ser humano y radica en el haber entendido el mensaje subliminal que traía la cuarentena, haber entendido el significado camuflado en el miedo de pronunciar casi de manera silenciosa la palabra coronavirus, pandemia, Covid-19, o para muchos enfermedad como algo nuevo. Y es aquí donde la partida debe jugarse de otra manera, no desde el individualismo, si no desde el pluralismo, que nos permita coexistir entendiendo cual es mi responsabilidad con el otro.

Hoy, paralelo a esto, las sociedades en Latinoamérica se han visto expuestas a causa de no contar con una cultura ciudadana fortalecida en sus raíces, de no contar con procesos de formación que eduquen al ser, que formen seres que hagan parte de un colectivo. Basta con saber que el niño nace siendo egoísta y es desde esas raíces, desde lo estructura que debemos comenzar a darle un giro y unaestrategia de choque para reorientar a la sociedad.

De adentro hacia fuera, fortalecer el espíritu. En mi caso, con Dios me he permitido encontrar un balance, arrojándome a construir una nueva estrategia para entender y poder jugar el juego de todos, el juego de la vida desde otra perspectiva que me permita visualizar todo el tablero. Esto nos lleva a mirar cómo en la actualidad se han redefinido las prioridades en las familias, salud, vivienda y alimentos, convirtiéndose la familia en el refugio más valioso que ha tenido esta batalla, dándonos las fuerzas para seguir en el juego.

Finalmente, no todo está dicho y no todo está perdido. Seguiremos hablando del virus a lo largo de nuestras vidas y cada ves mas la tesis de colectivos formados a partir de una cultura ciudadana desde sus raíces tomará mas fuerza, las cátedras de cultura ciudadana deberán ser una realidad en países como el nuestro, que permitan reorientar a las generaciones venideras empoderándolas y con esto motivándolas en el ejercicio de construir nuevos lideres.

FELIZ NAVIDAD PARA TODOS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba