Opinión

Hay que decrecer

Por: Óscar Borja

Abogado, especialista en derecho constitucional

Aceptar la necesidad de un decrecimiento en muchos aspectos individuales y generales de la vida, es absolutamente indispensable para poder tener un verdadero cambio y encontrar el camino para alcanzar los fines esenciales del Estado Social de Derecho.

La palabra “decrecer” la puso de moda la improvisada ministra de minas y energía  IRENE VELEZ TORRES, quien a pesar de su inexperiencia y disparatadas intervenciones como ministra, tuvo razón en algunos aspectos.

Debe decrecer el odio, acompañado del irrespeto hacia los demás, la aberrante inseguridad que se apoderó de las calles de nuestras ciudades, la indiferencia del ciudadano para con la sociedad y sus vecinos.

Debe decrecer el egocentrismo, o el creer que porque alguien piense diferente está en un errorque ayudará a convertir el país en algo peor de lo que hoy se encuentra; debe decrecer el racismo, el “importaculismo” y el ateísmo.

Debe decrecer la corrupción, la envidia, la intolerancia, la delincuencia, la desnutrición, la corrupción ytodo lo que afecte la sociedad y la sana  convivencia.

Los abusos de las autoridades deben decrecer, la politiquería,  la ignorancia y la pobreza. La miseria, la mentira y el engaño,  la contaminación del medio ambiente y en general,todo lo que destruye el planeta, la sociedad y al ser humano.

Deben decrecer las leyes inútiles, la muerte de inocentes, la justicia a mano propia y la violencia. Para poder mejorar y alcanzar los fines esenciales del Estado todos tenemos que comprometernos a decrecer.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba