Columnista

HP, vergüenza legislativa

Por: Óscar Borja

Abogado, especialista en Derecho Constitucional 

La Corte Constitucional, en ejercicio de las funciones contenidas en el artículo 241 de la Constitución política de Colombia, reunida en sala plena con los 9 magistrados que la conforman, para decidir sobre el nuevo código electoral como nueva ley estatutaria. Con 6 votos en contra, el mencionado proyecto no pasó el examen de constitucionalidad por vicios de trámite.

Es una total vergüenza legislativa, el descaro o en el peor de los escenarios la injustificada ignorancia con la que actúan los legisladores. Qué pena que nuestros padres de la patria sean unos verdaderos HP (honorables parlamentarios), desconocedores del procedimiento y actúen en contra de la ley, la constitución y hasta la razón; imponiendo leyes, acomodadas al beneficio de unos pocos.

Debemos recordar que los decretos presentados por el gobierno, durante la época de la pandemia, fueron declarados improcedentes por la Corte, hasta por hechos que demostraron la falta de conocimiento del equipo asesor.

El gobierno y sus consultores no conocen la constitución, ni el trámite establecido para los proyectos de ley. Tampoco se preocupan por estudiarlos,  ni siquiera cuando enfrentamos condiciones especiales, como ocurrió durante la crisis sanitaria por COVID 19.

Pero todo esto es el resultado de tener una clase política inculta y de elegir representantes sin preparación. Que llegan al congreso, sin entender la estructura del mismo y la forma en la que deben ejercer las funciones propias de su cargo. Es una vergüenza, para el país, que los HP, que el pueblo escoge para que los represente este conformado por una caterva de inútiles, mediocres, que pretendan violar la constitución.

Ojalá les quede de experiencia y aprendan como se debe tramitar una ley estatutaria para que no sigan cometiendo estos errores.

Al senado y a la Cámara se llega es a servir a la patria, no a experimentar. Necesitamos elegir HP, BIEN PREPARADOS; no podemos seguir en manos de ignorantes, que se conviertan en una vergüenza legislativa.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba