Opinión

¡A comprar comida de su bolsillo!

Por: Oscar Borja

Abogado, especialista en derecho constitucional

No tienen porqué molestarse los “H.P” honorables parlamentarios, por la decisión del presidente de la Cámara de Representantes, David Ricardo Racero Mayorca, que consiste en suprimir el suministro de alimentos, para más de un centenar de representantes.

La verdad es que un representante a la cámara, devenga un salario mensual de Treinta y Cuatro Millones Cuatrocientos Diecisiete Mil Pesos ($34,417.000), que sería el resultado de sumar 34 veces, el salario mínimo que recibe un colombiano del común como contraprestación a todo un mes de trabajo.

Dicho de otra forma, mientras el ciudadano que contó con la magna suerte de tener un empleo, gana por día Treinta y Tres Mil Pesos $33.333 y al mes Un millón de Pesos ($1.000.000), estos “H.P” Honorables Parlamentarios reciben más de un salario mínimo legal mensual vigente por cada día de trabajo.

Son cuantiosos los privilegios que tienen quienes son elegidos por el voto popular para representar, a los colombianos; reciben camionetas blindadas, escoltas, seguros de vida, gastos de telefonía móvil, pago de sus unidades de trabajo legislativo (UTL) y como dice la novena de aguinaldos, “todo lo que pidas, nada te será negado”.

Completamente alejados de la realidad que afrontamos los “trabajadores del común”. En mi caso la seguridad que necesito es pagada de mi bolsillo, el carro en el que me muevo, lo compré con mis recursos, lo mismo pasa con mi celular. Todos los gastos necesarios para mi sostenimiento, son sufragados por mí.

La ecuación parece sencilla: Si no trabajo, no recibo ingresos, pero es una constante carrera, en la que se requiere disciplina y pasión. No me quejo, pero se trabaja duro para mantener el nivel de vida que quiero tener.

Contrario a los padres de la patria que no sólo se conforman con los privilegios que reciben del Estado, sino que, duranteaños, se han dedicado a la política corrupta, a beneficiar a pocos y vivir de privilegios.

Entre ellos hay de todo, algunos muy destacados por su trabajo, otros por politiqueros, muchos por corruptos y no ha faltado el hampón, que ha salido del congreso para la cárcel.

Que paguen la comida con plata de su bolsillo es una excelente decisión que ha tomado el actual presidente de la Cámara, ellos tienen para eso. Podríamos mirar este paso, como el inicio de un verdadero cambio.

Quien se haga elegir como padre de la patria, tiene que ser y parecer; debe llevar una vida ejemplar y todas sus acciones deben estar encaminadas a lograr el beneficio del país, no el beneficio propio. Qué bueno que empiecen por comprar comida de su bolsillo.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba