Columnista

“Tu papá te quiere”, pero no te cuida

Por: Óscar Borja

Abogado, especialista en Derecho Constitucional

El filicidio está catalogado como el crimen que comete un progenitor contra su propio hijo. El alcalde William Dau Chamat, auto proclamado el padre de Cartagena, se convertirá en sujeto activo de la conducta propia de filicidio, con el retórico argumento de tu papá te quiere, si no empieza a cuidar la ciudad, los bienes y la vida de los cartageneros, como lo haría un verdadero padre.

El libro sagrado de la Iglesia, nos enseña sobre el cuidado de los padres para con los hijos, de modo que, un padre no puede entregar una piedra, cuando su hijo le pide un pan, o una serpiente, si le pide un pescado.

William Dau, puede querer a los Cartageneros, pero del dicho al hecho, está muy distante. Es el peor de los padres, su mitomanía, inexperiencia, su falta de programa de gobierno, están propiciando la destrucción de la ciudad, el aumento de la inseguridad, el desempleo, un manejo precario de la contingencia del covid-19, y el caos que enfrentan los ciudadanos con el transporte público (Transcaribe). Con todo esto nos confirma que la administración incumple con sus deberes, y al mismo tiempo Cartagena, se consume entre desastre, tras desastre y mentira, tras mentira.

Debemos darnos cuenta que Dau no nos puede gobernar, que no solo estamos en manos de un chabacán, si no que enfrentamos la peor situación de ingobernabilidad por su incapacidad, carente de propuestas contundentes que proyecten soluciones a corto y mediano plazo.

El Estado de abandono en que se encuentra La Heroica, inmersa en la pobreza y asechada por la muerte, es el resultado de la mala gestión de un gobierno que será condenado por la historia, como el peor de todos los tiempos. Aunque siempre recordaremos su pegajosa frase, es lamentable tener que reconocer que “tu papá te quiere”, pero no te cuida.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba